Agencia de colocación autorizada nº 1300000025

Entrar


La Entrevista

 

 

¿QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE?

La entrevista es un paso más, y a menudo el último y más importante, dentro de un proceso de selección. Es un diálogo con preguntas y respuestas sobre temas profesionales, formativos y personales, en el cual tanto la persona entrevistadora como la entrevistada intentan resolver sus dudas. Durante la entrevista tienes que tener en cuenta las cosas que se dicen verbalmente sin olvidar los detalles que se transmiten con la actitud y la forma de comportarse.

Es nuestra oportunidad para demostrar qué tipo de profesionales somos y además piensa si estás ahí ya hay un interés por tu perfil, has pasado otros filtros y todo  esto debe aumentar tu confianza.

Lo que más nos cuesta es hablar de nosotros mismos, de la parte más subjetiva en cuanto a logros y competencias. Prepara muy bien estos aspectos, más del 50% de la entrevista estará centrada en eso.

A continuación te presentamos consejos y pautas de cara a la entrevista, tipos de preguntas que nos podemos encontrar y cómo podemos responderlas.

La preparación es la clave para enfrentarnos a la entrevista con más confianza y seguridad. Aunque esto no nos asegure que seremos el candidato por el que se decidan finalmente,  sí aumentará nuestras  posibilidades.

Tener claros nuestros objetivos, transmitir nuestras competencias, logros y trayectoria profesional relacionada con el puesto, así como nuestra motivación e interés por la empresa,  serán la base de nuestro discurso para convencer al entrevistador que podemos ser el candidato idóneo.

La entrevista se realiza:

  • Para profundizar en la información que ya se tiene de la persona candidata a través de su currículum previo.
  • Para comprobar si el estilo personal de la persona candidata (actitud, motivaciones, personalidad, habilidades, experiencia, etc.) coincide con lo que la empresa espera.
  • Para que el entrevistador/a se asegure que la persona candidata es idónea para el puesto vacante.
  • Para que la persona candidata valore si este empleo le conviene y le interesa.

En definitiva, los objetivos del entrevistador son averiguar si eres adecuado para el puesto y descubrir si SABES, PUEDES Y QUIERES ocupar ese puesto, por lo tanto, la entrevista es una buena oportunidad para convencer al entrevistador de que tú eres la persona más idónea para ese puesto.

 

 

 

TIPOS DE ENTREVISTA

  • La entrevista de preselección: suele ser una entrevista corta, se utiliza cuando hay muchos candidatos y es necesario realizar una fuerte criba, esta entrevista en muchas ocasiones es telefónica, por lo que prepárate igualmente y atiende las llamadas de forma profesional, en un sitio adecuado, sin ruidos de fondo, respondiendo adecuadamente…
  • La entrevista en profundidad es una entrevista extensa en la que se ahonda en multitud de aspectos, muchos de ellos personales.
  • La entrevista tipo estrés de choque, trata de probar al candidato para ver cómo actúa ante situaciones especialmente tensas, observando aspectos sobre seguridad en uno mismo, discreción, etc.
  • ENTREVISTA POR COMPETENCIAS: En este tipo de entrevistas el entrevistado contesta a una serie de preguntas estructuradas con el objetivo de buscar conductas basadas en experiencias que permitan predecir el éxito del candidato en su nuevo puesto. Este tipo de entrevista se basa principalmente en hacerte retroceder al pasado y pensar en determinadas situaciones relacionadas con tu trabajo y que has vivido en primera persona. Si eres capaz de transmitir tus competencias a través de estas situaciones el entrevistador pensará que en tu nuevo puesto también serás capaz y esto aumentará tus posibilidades de acceder al puesto.

           Algunas de esas preguntas son: 

                   ¿Qué hizo? -¿Cómo lo hizo? -¿Qué le motivó a hacerlo? -¿Qué resultados obtuvo? Para ver qué competencias tenemos, nos van a pedir que pongamos ejemplos puntuales de nuestra vida profesional. 

Por ello, antes de acudir a la entrevista debemos saber las funciones del puesto y qué habilidades y cualidades se valoran y esperan encontrar en nosotros.  Y en función de esto tener preparados algunos ejemplos. Preparar algunos en relación a  momentos en los que demostramos tener iniciativa, hemos dirigido un grupo con éxito o hemos cumplido con los objetivos que nos marcaron, nos puede ser muy útil de cara a este tipo de entrevistas. 

 

IDENTIFICA LAS COMPETENCIAS QUE SE VALORAN EN LOS PUESTOS A LOS QUE OPTAS Y PREPARA SITUACIONES RELACIONADAS DONDE SE PONGA DE MANIFIESTO QUE TU LAS TIENES

 

Más allá de nuestro rendimiento académico debemos demostrar los resultados que pueden esperarse de nuestra gestión. Las competencias funcionan como un elemento de juicio mucho más objetivo que la resolución de cuestionarios o test psicométricos. 

  • Pretende identificar las verdaderas capacidades del individuo para alcanzar los objetivos del puesto para el que se le considera. 
  • El entrevistado tendrá que demostrar lo que sabe hacer, lo que puede hacer y su actitud ante determinado trabajo 

Se basa en los siguientes puntos: 

 S: Situación en la que el entrevistado utilizó una competencia requerida por el trabajo a realizar.

 T: Trabajos que se vieron involucrados en la situación relatada por el entrevistado.

 A: Acciones que realizó para solucionar la situación dada.

 R: Resultados obtenidos de su actuación.

El papel del entrevistador es OBSERVAR sobre todo el comportamiento del entrevistado. Y su principal objetivo será buscar evidencias de comportamientos del pasado. 

En la entrevista tradicional se plantean hipótesis ¿Qué harías si ocurriera….?. Es hipotético porque el entrevistado puede responder desde la imagen que se espera de él y no desde lo que es realmente. A diferencia de lo anterior, la entrevista por competencias  busca ejemplos conductuales ¿Qué pasó cuando…? ¿Cómo lograste…?. Hace referencia al pasado. 

Su finalidad es: detectar si el sujeto ha mostrado anteriormente los comportamientos necesarios para el puesto. 

Vamos a ver algunas preguntas que nos pueden hacer  a la hora de valorar las competencias requeridas para el puesto.  

Ejemplos de preguntas que te puedes encontrar en entrevistas por competencias. 

Preguntas que valoran:

Iniciativa- autonomía 

  • ¿Qué has hecho en tu trabajo actual o pasado para que fuera más gratificante o efectivo? ¿Es éste el logro del que más orgulloso te sientes?
  • Dame un ejemplo de una idea o sugerencia que le hayas propuesto a tu superior en los últimos meses. ¿Cómo fue? ¿Cómo la implementaste? ¿Cuáles fueron los resultados?

Dinamismo- energía 

  • Dame un ejemplo de una tarea o proyecto que te haya demandado un esfuerzo importante durante un largo periodo de tiempo. ¿Cómo la emprendiste? ¿Cuál fue el resultado?
  • ¿Cómo se desarrolla un día de trabajo típico? ¿Cuáles son los problemas diarios propios de tu trabajo? ¿Qué haces para resolverlos?

Capacidad de aprendizaje

Describe alguna situación laboral en la que te haya costado aprender algo. ¿Dónde residía la dificultad?

  • ¿Cómo te mantienes informado de los cambios importantes en tu campo de trabajo?
  • ¿Cuáles han sido los problemas a los que has tenido que adaptarte en tu trabajo actual?

Productividad  

  • ¿Recuerdas alguna situación donde tu desempeño consideras que no fue todo lo exitoso que te hubiera gustado?
  • Describe alguna situación que haya representado un auténtico desafío para ti. 

Adaptabilidad- flexibilidad 

  • Supongo que habrás tenido que hacerte cargo de tareas que no eran usuales o propiamente tuyas. ¿Cómo las abordaste?
  • En ocasiones las formas de actuar que son buenas en una situación dada dejan de serlo. ¿Te ha ocurrido esto alguna vez? ¿En qué situación?

Liderazgo 

  • ¿En qué condiciones estaba tu equipo antes de que tú lo dirigieras? ¿Qué acciones implantaste para que tu equipo mejorara su desempeño?
  • ¿Qué nivel de decisiones delegas en tu equipo y cuáles no?

Persuasión- Influencia 

  • Cuéntame una ocasión en la que has tenido que ganarte el apoyo de los demás respecto a una idea o recomendación tuya.  

Trabajo en equipo  

  • Descríbeme un logro importante que hayas obtenido siendo miembro de un equipo. 
  • ¿Cuáles son los aspectos que más valoras cuando trabajas en equipo?

Tolerancia a la presión 

  • Describe la situación laboral más tensa que has tenido. ¿Cómo se resolvió?
  • ¿Cómo tratas de descargar la presión diaria del trabajo y desconectar?

Estabilidad emocional 

  • Describe una situación donde un aspecto personal haya influido en tu rendimiento profesional. 
  • Cuéntame una situación en la que admitiste públicamente haber cometido un error.

 Resolución de problemas 

  • Descríbeme una situación en la que te fue difícil cumplir con lo que habías prometido. ¿Cómo se resolvió?
  • Cuéntame la última vez que te enfrentaste a una situación difícil y cómo la resolviste.  

Visión de sí mismo 

  • ¿Qué aspectos de tu personalidad son los más valorados por las personas más cercanas a ti y qué otros suelen motivar el enfado de estas?
  • ¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles?

Adecuación persona- puesto- empresa 

  • ¿Cómo describirías tu situación de trabajo ideal? - ¿Qué aspectos valoras más de una empresa? ¿Qué factores tienen que estar presentes en un puesto de trabajo para que estés motivado?
  • ¿Qué impacto tiene la actividad que realizas en los objetivos de tu actual empresa? 

Expectativas de desarrollo profesional

  • ¿Cuáles son tus objetivos profesionales inmediatos y a largo plazo? 

Motivaciones frente al nuevo cargo 

  • ¿Cuáles son las razones que te llevarían a aceptar este puesto?
  • ¿Cuáles son las insatisfacciones de tu empleo actual?

 

 

 

HERRAMIENTAS CON LAS QUE REALIZAR ENTREVISTAS

Teléfono: Ya hemos comentado que en muchas ocasiones la entrevista inicial se realiza por esta vía, es una forma rápida de realizar criba, tienes que estar preparado para ello y cuidar aspectos como el sitio donde respondes, tono de voz, preparación del mensaje, ten en cuenta que lo que contemos, en este caso va a tener el 100% de la atención de la persona que te escucha.

  • Cuida mucho  lo que dices, el lenguaje verbal es clave en este tipo de entrevistas
  • Si no es buen momento intenta decirles que si puedes llamarles más tarde, aprovecha para preparar respuestas claras
  • Pídeles información de cuánto durará la entrevista, te dará una pista de cómo será:
    • Corta: repaso curricular y cumplimiento requisitos
    • Larga: aspectos más concretos del trabajo y de tu personalidad

Videoconferencia: Otra forma de realizar entrevistas cada vez más extendida es la video conferencia, ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Prepara como una entrevista presencial
  • Haz una prueba con Skype, si no lo manejas llama a un amigo. Cuida la iluminación y el lugar. Crea un ambiente profesional (mesa…)
  • Practica como enviar y recibir archivos. Ten tu CV al lado.
  • Elije la vestimenta adecuada según el puesto
  • Haz contacto visual mirando a la cámara web. Mantén abierta la pantalla de tu propia imagen
  • Despedida formal: no digas adiós con la mano. Asegúrate de que cuelgas y apagas la cámara

 

 

 

ESTRUCTURA DE LA ENTREVISTA

No debes pensar que van a hacerte unas preguntas necesariamente o que van a seguir un guion determinado porque no hay dos entrevistas iguales ya  que cada una va a tener un contenido o una profundidad diferente en función de lo que el empresario busque.

  • Algunas veces las entrevistas son individuales y otras veces en grupo.
  • Pueden ser más formales o realizarse en un ambiente más cercano.
  • En ocasiones el seleccionador dirige la entrevista realizando preguntas continuamente y en otras permite que seas tú quien más hable...

No obstante, generalmente la entrevista acostumbra a estar dividida en diversas fases:

  • Introducción
    • recepción
    • saludo y presentaciones
    • conversación introductoria
    • aclaraciones respecto la entrevista
  • Desarrollo. Preguntas sobre:
    • la formación y los estudios
    • la experiencia profesional
    • las cuestiones personales
    • las condiciones laborales deseadas
  • Cierre
    • aclaración de dudas
    • despedida

 

 

 

ANTES DE LA ENTREVISTA: LA PREPARACIÓN 

  • Consigue toda la información posible sobre la empresa y el puesto, te ayudará a defender tu candidatura con más argumentos. Infórmate qué hace, qué actividades realiza, en qué mercados se mueve. Informarse sobre la empresa en cuestión y su sector. Puede ser muy útil consultar la página web de la empresa, así como catálogos, folletos publicitarios o preguntar a familiares o conocidos que trabajen allí, etc. Conocer su estilo de comunicación, misión, visión, valores, para adaptar nuestro mensaje.
  • Pregunta con quién tienes entrevista y su cargo, te dará una pista para saber de qué tipo será. Puede ser diferente depende  si te citan con un responsable de Recursos Humanos o con el responsable directo de un departamento. Pide que te faciliten forma de contacto. Puedes necesitar teléfono o correo por si necesitas comunicarte con el entrevistador en caso que te surja algún imprevisto y no puedas acudir o llegues más tarde. 
  • Busca en la medida de lo posible a la persona que nos va a entrevistar e informarnos sobre ella, (LinkedIn, web), nos ayudará a enfocar mejor la entrevista, el lenguaje y contenidos y nos hará sentir más tranquilos.
  • Preparar la entrevista  y  no dejar un momento tan importante en manos de la improvisación, aumenta las posibilidades de conseguir el puesto. 
  • Prepara respuestas adecuadas para defender tus puntos fuertes y para contrarrestar  tus puntos débiles. Preparar muy bien las áreas relacionadas con los requisitos solicitados.  
  • Prepara un discurso que refleje tu desarrollo personal, los logros obtenidos y los beneficios para las empresas que trabajaste. En esta exposición está más del 50% de tus puntos no objetivos.  Piensa que es un momento importante para transmitir qué tipo de profesional eres y cuál ha sido tu trayectoria. 
  • Repasar bien tu currículum y la carta de presentación enviadas en el momento de solicitar el empleo, porque son los documentos que el entrevistador/a tendrá como referencia para formular las preguntas.
  • Acudir al autoanálisis y a tu propio Proyecto Profesional, esos datos sobre ti mismo son los que el entrevistador tratará de indagar. Practicar el autoanálisis te permitirá ir más confiado a la entrevista. Si has sabido detectar antes tus puntos fuertes y tus puntos débiles, podrás salir más airosos de una entrevista. Hay que tener claro el objetivo Profesional a corto y medio plazo y cuáles son nuestras cualidades, destrezas y conocimientos relacionados con el puesto. Para ello es muy útil hacerte las siguientes preguntas antes de la entrevista:
    • ¿Cuáles son mis cualidades para aspirar a este puesto, tomando en consideración las DESTREZAS Y CONOCIMIENTOS?
    • ¿Qué puedo mejorar?
    • ¿Qué me distingue de los otros?
    • ¿Cuáles son mis objetivos en corto y medio plazo?
    • ¿En qué puedo ser el mejor interlocutor para la persona que me entrevista?
    • ¿Por qué me interesa esta empresa más que otras?
    • ¿Qué le puedo aportar a la empresa en términos de destreza e ingenio?
    • ¿A partir de qué elementos concretos fundamento mis aspiraciones financieras?
  • Preparar la forma de explicar la trayectoria formativa y profesional (estudios, titulaciones, tareas profesionales, empresas, cambios, éxitos, fracasos, proyectos futuros, motivaciones, intereses y objetivos de manera coherente y positiva.
  • Preparar con atención las respuestas a preguntas personales, porque son de difícil improvisación (motivaciones, intereses, actitudes, etc.) Para hacerlo, hay que tener muy claro cuáles son las competencias adecuadas al puesto de trabajo.
  • Practicar la entrevista con otras personas.
  • Trabajar la actitud, motivación y seguridad que se transmite
  • Trabajar el mensaje “spitch” (quienes somos como profesionales)
  • Trabajar comunicación verbal y no verbal, qué decimos (mensaje), como lo transmitimos (actitud)
  • Es la persona candidata quién tiene que facilitar la tarea al entrevistador/a y no esperar que sea él quien deduzca los motivos por los cuales le han de contratar, lo que puede aportar al puesto de trabajo, etc.
  • Debes hacerte estas preguntas antes de ir a la entrevista, te ayudarán a exponer los motivos por los que eres un buen candidato para el puesto:

  ¿Conocer cuáles son las características personales, habilidades y experiencias necesarias     para poder conseguir este puesto?

  ¿Cuáles poseo y cuáles no? ¿Cómo potenciar las que poseo y cómo compensar las que no?

  ¿Qué le puedo aportar a la empresa?

 

 

 

DURANTE LA ENTREVISTA

  • Cuida tu aspecto personal en función del puesto solicitado.
  • Evita características llamativas o excesivas (adornos, ropa, perfumes).
  • Llega puntual (ideal llegar de 5 a 7 mts antes)
  • Saludo firme y decidido. La primera impresión es decisiva.
  • Presentación formal.
  • Cuida el lenguaje no verbal.
  • Mantén contacto visual, mírale a los ojos.
  • Escucha atentamente las preguntas del entrevistador. Debemos ceñirnos a las que nos realiza. Utiliza un lenguaje correcto. Habla despacio.
  • No tutear, a no ser que te digan que lo hagas.
  • Debemos ser sinceros. La mentira nunca lleva a buen fin.
  • Deja que el entrevistador dirija la entrevista. El ritmo de la entrevista lo debe llevar él.
  • Debemos ver cómo saluda y seguirle y qué lenguaje utiliza .Aunque el entrevistador nos de cierta confianza no debemos olvidar que estamos en una entrevista.
  • Contesta de forma positiva trasformando lo negativo en positivo. 
  • Contesta sin agresividad, aunque el entrevistador te lleve a ello. Muchas veces se preguntan cosas comprometidas para ver nuestra reacción. Nuestra respuesta debe ser natural  y sin alteración. Una respuesta de este tipo puede predecir un comportamiento similar en el trabajo ante situaciones de tensión. 
  • Relaciona las respuestas con el trabajo al que optas y con tus puntos fuertes. El éxito de una entrevista dependerá de esto. No hay un manual que nos hable de respuestas adecuadas en la entrevista. El tipo de preguntas también puede variar de un entrevistador a otro, pero hay algunas que siempre aparecen y son las que debemos llevar bien preparadas.  
  • Haz preguntas, denota interés. 
  • Infórmate siempre de la próxima etapa del proceso de selección.
  • Ilustra con situaciones concretas cualquier información sobre experiencias profesionales o cualidades para el trabajo. 
  • Transmite autoconocimiento, autocontrol, motivación, una actitud positiva e intenta convencer de tus cualidades.
  • Responde a lo que te pregunten, no seas demasiado escueto ni por el contrario demasiado extenso. 
  • No hables  mal de tu antigua empresa ni de tu jefe y/o compañeros.   
  • Hacer simulacros de entrevista para coger soltura con la información que vamos a contar, hace que ganemos en seguridad y podamos ver fallos (tics, coletillas…). Sería aconsejable grabar alguna simulación. 
  • Si el entrevistador pregunta sobre el mismo asunto varias veces pensad que no estáis ofreciéndole la información que necesita y debéis ampliar vuestra respuesta, explicarlo de otra forma o poner algún ejemplo.
  • Debemos transmitir seguridad con nuestras respuestas y eso lo da la preparación. 
  • No hay que interpretar ningún papel. Debéis ser vosotros mismos mostrando buenos argumentos sobre vuestra trayectoria profesional, capacidades personales, aptitudes y actitudes, ahí está la clave. 
  • La reformulación positiva es una de las claves para la entrevista, ya que un mismo concepto tiene diferentes ópticas, depende cómo se haga su presentación. Es decir, debemos ser capaces ante una objeción del entrevistador sobre nuestra formación (falta de algún conocimiento), o experiencia (poca relacionada con el puesto al que optamos), saber contrarrestar con algo positivo de nuestro perfil que aporte valor.
  • Presentarse a la entrevista con la confianza y seguridad que la empresa le ha escogido como posible candidato, y que le quiere conocer en mayor profundidad.
  • Estar muy atentos durante los primeros minutos de la entrevista, que le proporcionarán una información valiosa para su buen desarrollo. 
  • Adoptar una actitud positiva y coherente respecto a las preguntas de la entrevista.
    • Las personas con poca experiencia han de remarcar la formación que aportan, la motivación y el interés en este sector profesional o empleo, la disposición a aprender...
    • En caso de tener poca formación pero sí experiencia, se aporta en cambio, competencias profesionales, conocimiento del sector, disponibilidad para el aprendizaje.
  • Es bueno hacer preguntas sobre la empresa, el negocio o el puesto a ocupar.
  • La posibilidad de tomar notas puede ser importante para retener algunos detalles, pero siempre hay que pedir permiso.

 

 

 

DESPUÉS DE LA ENTREVISTA: LA VALORACIÓN

Al terminar una entrevista de selección es necesario que reflexiones sobre cómo se ha desarrollado, valorarla. Hacer un registro con anotaciones te servirá a mejorar próximas entrevista si es que no te seleccionan en esta. De los errores se aprende más que de los aciertos. Cuando acabes la entrevista, siéntate a reflexionar y apunta en una agenda todas tus impresiones. Sé duro/a evaluándote porque sólo así lograrás mejorar.

  • Anota preguntas no esperadas y tus respuestas. 
  • Anota aquéllas preguntas a las que no supiste contestar de forma adecuada y prepara posibles respuestas para otras entrevistas. 
  • Anota todo aquello que pienses que necesites mejorar (actitud, lenguaje verbal y no verbal, puntualidad...)
  • Anota todos los aspectos con los que te hayas sentido satisfecho durante la entrevista.

FICHA DE EVALUACIÓN DE ENTREVISTAS DE TRABAJO

  • Nombre completo de la empresa: Breve descripción de sus actividades, puntos fuertes y débiles, así como noticias aparecidas en la prensa.
  • Fecha de la entrevista: Día, mes, año, hora.
  • Dirección donde ha tenido lugar la entrevista:
  • Teléfono de contacto:
  • Nombre y apellidos del entrevistador:
  • Cargo en la empresa:
  • ¿Hubo alguna persona más presente?: Nombre, apellidos y cargo.
  • Contacto: ¿Cómo y cuándo establecí contacto con esta empresa?. (Amigos y familiares, medios de comunicación, web, candidatura espontánea...).
  • Puesto de trabajo ofrecido: Perfil buscado.
  • Evaluación: Primera impresión nada más salir.
  • Puntos fuertes:
  • Fallos o aspectos a mejorar:
  • ¿En qué hemos quedado?:

Para finalizar este apartado, a continuación te ofrecemos un listado con aquellos factores que se valoran positiva y negativamente en una entrevista de selección:

FACTORES POSITIVOS:

  • Mostrar interés en el empleo.
  • Mostrar una actitud positiva y de entusiasmo.
  • Falta verbo Disponibilidad
  • Falta verbo Afán de superación
  • Ser un buen comunicador.
  • Falta verbo Capacidad para las relaciones humanas
  • Tener confianza en uno mismo.
  • Falta verbo Responsabilidad
  • Mostrar apariencia de madurez. (esto solo para perfiles junior, en otros caso será al contrario)
  • Implicarse en el trabajo, creer en lo que se hace.
  • Ser agradable, intentar ser simpático.
  • Ser tolerante a la tensión.
  • Mostrar capacidad de organización y planificación.
  • Demostrar tener iniciativa.
  • Tener capacidad de adaptación.
  • Tener capacidad de trabajo en equipo

FACTORES NEGATIVOS

  • Mala presentación.
  • Llegar tarde a la entrevista.
  • Falta de preparación de la entrevista.
  • Falta de colaboración con el entrevistador.
  • Falta de cortesía, tacto, de “saber estar”.
  • Falta de control emocional.
  • Motivación poco clara por el puesto.
  • Deficiente expresión verbal.
  • Falta de madurez personal.
  • Actitud defensiva.
  • Carencia de objetivos profesionales.
  • No plantear preguntas.
  • Agresividad/personalidad aquiescente (decir a todo que sí).
  • Poca iniciativa, baja creatividad.
  • Mirada huidiza.

 

 

 

LA COMUNICACIÓN VERBAL DURANTE LA ENTREVISTA. CONSEJOS

La comunicación verbal hace referencia a aquello que decimos. Recogemos algunas reglas para conseguir una buena comunicación verbal: CONDUCTAS BÁSICAS

  • Preparar las respuestas y la forma de expresarlas, evitando los monosílabos, el vocabulario demasiado coloquial o demasiado rebuscado.
  • Hay que evitar el tuteo. Utilizar el mismo idioma que la persona entrevistadora.
  • Preguntas a la persona entrevistadora (prepararlas por si hay temas que no salen y le interesa tratarlos).
  • Reformulación positiva que consiste en convertir aquellos aspectos que pueden ser negativos dentro de nuestro historial profesional en aspectos positivos. Se trata de encontrar siempre algo en esos aspectos que puedan beneficiarlo. Simplemente, consiste en ver las cosas de otra manera. Por ejemplo,:PREGUNTA “No tienes mucha experiencia para el puesto”. POSIBLES RESPUESTAS:” Por ello, tengo mayor capacidad de adaptación o Mayor motivación, un reto.o  Mayor facilidad para asimilar cosas nuevas.  
  • Comentarios positivos de sus intereses, metas y aficiones.
  • Comentarios positivos de la experiencia: "sus éxitos".

EXPRESIONES QUE MANIFIESTAN SUS ÉXITOS

  • "Estuve encargado de..........."
  • "He tenido la oportunidad de aprender.........."
  • "Mi rendimiento ha sido satisfactorio en .........."

EXPRESIONES QUE DENOTAN MOTIVACIÓN

  • "Estoy muy interesado en .........."
  • "Me gustaría poder trabajar en un puesto como este ......."
  • "Para mí es muy importante un empleo .................."

EXPRESIONES QUE DENOTAN SEGURIDAD

  • "Estoy seguro.......... "
  • "Mi experiencia es importante..........."
  • "Lo haré bien................."

Una entrevista no es un interrogatorio. Debe ser interactiva, o sea, puedes preguntar y no sólo esperar a que sea siempre el entrevistador el que se dirija a ti. Estas preguntas debes hacerlas estudiando el momento de la entrevista y que demuestren interés hacia el puesto de trabajo. Por regla general, se debe contestar siempre a todas las preguntas. En muchos casos el seleccionador no quiere saber exactamente lo que respondes sino cómo lo haces, cómo reaccionas ante su pregunta (agresividad, sorpresa, duda).

 

 

 

LA COMUNICACIÓN NO VERBAL DURANTE LA ENTREVISTA. CONSEJOS

Si la comunicación verbal hace referencia a lo que se dice, la no verbal se refiere a cómo se dice y cómo se actua. Tan importante es lo que se dice como lo que no se dice, per se deja ver?. La comunicación no verbal proporciona al entrevistador tanta información o más que la que el candidato manifiesta. Ante una incongruencia entre el mensaje verbal y el no verbal, nos inclinamos siempre a creer el no verbal, porque es más difícil de simular. Ofrecemos algunas ideas sobre los posibles significados que se pueden atribuir a su conducta:

 

 

TIPOS DE PREGUNTAS EN LA ENTREVISTA

 

LAS PREGUNTAS MÁS FRECUENTES EN UNA ENTREVISTA

Formación:

  • ¿Qué estudios realizó y por qué los eligió?
  • ¿Por qué abandonó los estudios?

Experiencia Profesional:

  •  Cuénteme su experiencia relacionada con el puesto
  •  ¿Por qué ha cambiado de empleo tan a menudo?
  •  ¿Por qué no ha trabajado nunca? ¿Por qué lleva tanto tiempo sin trabajo?
  •  ¿Qué gana la empresa si le contrata a usted en lugar de a otro candidato?
  •  Si usted fuera el entrevistador y yo el aspirante, ¿qué cualidades querría que tuviera?
  •  ¿Se considera más como un líder o como un seguidor?
  •  ¿Qué puesto le gustaría ocupar dentro de cinco años? ¿Y dentro de diez?
  •  ¿Qué ha contribuido más a su éxito profesional hasta ahora? ¿De qué experiencias se siente más satisfecho? ¿De cuáles menos?
  • Dígame alguna cualidad que le defina.
  • ¿Con qué cosas disfrutaba usted en su anterior empleo?

Personalidad y Situación familiar

  •  ¿Cómo se describiría a sí mismo?
  •  ¿Cuáles son sus deficiencias o puntos débiles?
  •  Describa una situación de su vida en la que resolviera un problema con éxito.
  • ¿Cuál es la decisión más importante que ha tomado en su vida?
  • ¿Acaba lo que empieza si surgen dificultades?
  • ¿En qué ámbitos quisiera usted desarrollarse?
  • ¿Qué rasgos o cualidades admira en su superior inmediato? (Prudencia con esta pregunta)
  • ¿Qué situaciones le ponen nervioso o alterado?
  •  ¿Se considera usted muy optimista o más bien pesimista?
  •  ¿Prefiere tener pocas pero buenas amistades o establecer fácilmente muchas relaciones aunque sean un poco superficiales?

Interés por el puesto y la empresa

  •  ¿Por qué desea precisamente este puesto?
  • ¿Qué conoce de esta empresa?
  • ¿Qué nos puede aportar y qué espera encontrar en este puesto?
  • ¿Qué puede aportarnos si no tiene experiencia?
  • ¿Por qué cree que le deberíamos contratar?

Retribución

  •  ¿Cuál es su salario para este puesto? (Ojo con esta pregunta, no conviene pasarse, ni menospreciarse).
  • ¿Es el factor económico el más importante en su decisión?

Condiciones Personales

  • ¿Puede incorporarse inmediatamente?
  • ¿Tiene vehículo propio?
  • ¿Tiene alguna ocupación complementaria retribuida?
  • ¿Está participando en algún proceso de selección?

 

PREGUNTAS QUE EL CANDIDATO PUEDE PLANTEAR EN LA ENTREVISTA

La persona candidata puede hacer preguntas con la finalidad de:

  • Tener datos para tomar una decisión.
  • Demostrar su interés por el puesto de trabajo.
  • Para exponer sus logros.
  • Demostrar sus conocimientos sobre el sector y sobre la empresa donde  pretende trabajar.

Algunos de los temas sobre los que preguntar son:

Sobre la empresa:

  • Situación del sector
  • Previsiones de desarrollo

Sobre el puesto a cubrir:

  • Motivo vacante ¿Nuevo? o ¿Sustitución?
  • Dependencia jerárquica inmediata y superior.
  • Margen de iniciativa.
  • Situación actual del proceso de selección.
  • Aclaraciones sobre la remuneración.
  • Fechas de incorporación al puesto.

Sobre condiciones de empleo:

  • Lugar
  • Horario
  • Comedor
  • Vestuario
  • Transporte

Sobre política de personal:

  • Posibilidad de promoción
  • Posibilidad de formación inicial y posterior

 

PAUTAS SOBRE COMO AFRONTAR DETERMINADAS PREGUNTAS

Sin dar respuestas predefinidas, porque no hay respuestas correctas o incorrectas, sino muchas, es cuestión de buscar la vuestra.

¿Conoces la empresa?

Hemos tenido que informarnos de a qué se dedica la empresa, pero si no lo hemos hecho mejor decir que no lo sabemos. Si mentimos y el entrevistador se da cuenta podemos perder opciones de cara a conseguir el puesto.

¿Por qué te interesa el puesto de trabajo?

Hay que tener claro por qué nos interesa el puesto. No podemos contestar un “no lo sé”, o yo he enviado el currículum a diferentes puestos y me han llamado. Esto denota una indiferencia total hacia el puesto. Las empresas quieren candidatos que tengan las ideas claras.

¿Por qué quieres cambiar de trabajo? ¿Por qué dejaste el anterior trabajo?

Hay que responderlas con normalidad y tranquilidad. Tenemos que ir preparados para contestar este tipo de preguntas. Hay que decir la verdad pero enfocándola de forma positiva. Es decir si el motivo del cambio son las malas relaciones con los superiores jerárquicos que hacen que no tengáis opciones de promoción, la respuesta adecuada será que no tenéis posibilidades de desarrollo en la compañía.

¿Por qué no tienes experiencia laboral?

No se puede exigir gran experiencia a un recién licenciado pero sí es verdad que se valora haber tenido un trabajo a tiempo parcial para costearse los estudios. Da imagen de persona seria y responsable.

Si en cuestión de estudios hemos tardado mucho en terminarlos, no tiene por qué ser negativo mientras esté justificado. Puedes haber tardado más por trabajar mientras los realizabas, aunque no es excusa siempre requiere más esfuerzo y es difícil seguir el mismo ritmo.

El tipo de preguntas que la gente sigue contestando de forma inadecuada son las que se refieren a ellos mismos. Preguntas relacionadas con puntos fuertes y débiles o cómo nos ven los demás.

Ante todo debemos ser humildes, las empresas no quieren gente prepotente pero sí gente que responda de forma positiva que indique que vais progresando en vuestros puntos débiles y que sois capaces de definir vuestros puntos fuertes. No podemos decir que no tenemos nada que mejorar.

Si el entrevistador no habló durante toda la entrevista del aspecto económico el final es el momento de hacerlo. Si el puesto os interesa mucho y las condiciones económicas no son lo más importante podéis decidir dejarlo y tratarlo es posteriores entrevistas. En la primera entrevista se puede decir que se espera un salario acorde con nuestra aportación y responsabilidades. Una vez hemos conseguido el puesto esto se puede negociar mejor.

Las preguntas sobre nuestra vida privada, no hay obligación de contestarlas, pero decidlo de forma amable. “Creo que esa información no es relevante para el puesto”

A veces al entrevistador no le interesan los detalles de las preguntas, sino nuestra reacción. Las respuestas bruscas se consideran negativas.

En definitiva la forma idónea de responder en  una entrevista no existe. Pero sí se puede hacer todo lo posible por salir airoso.

  • La preparación es fundamental.
  • La práctica da soltura.
  • Hacer simulaciones para identificar errores.
  • Hay que usar el sentido común porque os ayudará a superar este tipo de preguntas.
  • Finalmente si seguimos estos consejos la entrevista será un éxito. Otra cosa será que les guste otro candidato a nivel global y contra eso no podemos hacer nada.
  • No debes ser el mejor del mundo solo el mejor de los candidatos que se presentan. La diferencia puede estar en ser diferentes  en la parte subjetiva. Es decir, alguien puede ser mejor en cuanto a formación, experiencia, pero tú puedes destacar por potenciar tus puntos fuertes y defenderlos como aliados para conseguir el puesto.

 

SIMULADORES

Os dejamos a continuación unos enlaces  a simuladores que te ayudarán a practicar la entrevista de trabajo. Utilízalos como referencia para ver el tipo de preguntas y cuál es la forma más adecuada de responder.

PINCHA EN LA IMAGEN

916597600 Ext. 4201
Plaza Mayor, nº 1
28100 - ALCOBENDAS
(MADRID)
bolsaempleo@aytoalcobendas.org