Agencia de colocación autorizada nº 1300000025

Entrar


Cómo negociar tu salario antes de aceptar una oferta de trabajo

Para algunos, sin embargo, es hora de comenzar las negociaciones.

Negociar sueldo

Después de recibir una oferta de trabajo, lo primero que solemos hacer es celebrarlo. Para algunos, sin embargo, es hora de comenzar las negociaciones. 

“Negocia siempre”, dice Lisa Rangel, redactora de currículum ejecutivos de Chameleon Resumes y ex reclutadora ejecutiva. “Este es el secreto de los grandes triunfadores. No esperan a que se les ofrezca un gran salario. Lo piden y presentan pruebas que lo justifican”.

Si bien la negociación puede ser intimidante, el informe Job Seeker Nation Survey 2019 encontró que el 60% de los candidatos afirmaron haber negociado el sueldo y, tras la negociación, el 83% recibió un salario más alto.

A continuación, te mostramos cómo aumentar tu salario inicial en una negociación.

Haz tu investigación

“Una buena negociación salarial comienza en el primer minuto de la primera entrevista del empleado”, dice Lisa Rangel. “Es importante evaluar la situación y la información proporcionada. Trata de averiguar cuánto tiempo ha estado la empresa buscando un determinado perfil, qué tipo de rotación ha tenido en el cargo y por qué, y cómo de urgente es la contratación para ellos. Investiga el rango de salario del mercado para el puesto. Los sitios de información salarial te pueden informar sobre qué se cobra por el trabajo que vas a realizar y cómo puede variar el salario según la ubicación y la duración del mismo”.

Conoce tu valor

Conoce el valor que aportas a la empresa. Es importante cambiar tu mentalidad de salario en un trabajo pasado a una mentalidad de valor laboral actual.

“Relaciona el valor del salario que estás solicitando con el impacto que tendrás en la empresa de manera cuantificable, y luego adjunta tu solicitud de salario a esta ecuación”, dice Jen Hwang, directora de estrategia de Tirl. “Ayuda al empleador a ver que está obteniendo un trato excelente cuando se trata del retorno de la inversión. Sé claro sobre tu propia situación. ¿Qué otras opciones tienes? ¿Cuál es el salario más bajo que aceptarías? ¿Qué aspectos del paquete de empleo, además del económico, son importantes para ti?”, dice.

Considera la primera oferta como punto de partida

“No digas sí de inmediato y no aceptes la primera oferta”, aconseja Charlotte Westerhaus-Renfrow, profesora de derecho y administración de empresas en la Escuela de Negocios Kelley de la Universidad de Indiana. “Formula una contra oferta para ver si puedes mejorar la oferta”, dice.

Cuando solicites una cantidad mayor, prepara los motivos. “No cometas el error que muchos cometen al decir que eres la mejor persona que van a encontrar para el puesto”, dice Westerhaus-Renfrow. “Vete a la entrevista preparado con las razones exactas y la evidencia que mereces más”.

“Comienza las frases reconociendo la oportunidad de que la negociación se desarrolle sin problemas”, dice Hwang. “Por ejemplo, no digas: ‘Para trabajar aquí, deberá pagarme X’. Di: ‘Realmente me gustaría la oportunidad de trabajar con su brillante equipo; sé que podría contribuir y aprender mucho. Me gustaría discutir un paquete de compensación equitativa de  X y hacer que esto sea posible para los dos‘”.

Y no tengas miedo de ganar algo de tiempo, sugiere Michael Solomon, cofundador de los representantes de negociación salarial 10x Ascend. “Cuando te envíen una oferta por teléfono, agradécelo y hazles saber que vas a pensarlo y discutirlo con tus asesores de confianza. No hay ninguna ventaja en responder de inmediato.

“Otra razón para tomarte un tiempo antes de responder es que la persona con la que estás hablando puede no ser la persona que toma la decisión final”, agrega Solomon. “Cualquiera que sea tu razonamiento en tu contra oferta, es mejor si la presentas cuidadosamente en un correo electrónico para que tu opinión, justificaciones y presentación puedan enviarse a todas las partes interesadas”, dice.

Negociar más que dinero

“Ten una lista mental de las áreas donde puedes ser flexible, de modo que si es necesario, puedas ceder sin perder terreno”, dice Solomon. “Recomiendo enumerar en privado lo que podría agregarse a una oferta para convencerte de que aceptes una oferta de menor cuantía, como el cheque guardería, tickets de comidas, u opciones sobre acciones. Los componentes no monetarios de la oferta general deben considerarse cuidadosamente”, aconseja Solomon. “Un empleador puede tener un límite estricto en el salario, pero tener más flexibilidad en la cantidad de días de vacaciones. Un empleado que obtenga una semana adicional de vacaciones gana un aumento efectivo del 2% en el salario por día trabajado. Si tus intentos de negociación no funcionan, no te desanimes. Considera qué aspectos de la cultura laboral son importantes para ti y priorízalos. Puedes solicitar un horario de trabajo flexible o negociar oportunidades de desarrollo profesional. Preguntando acerca de las oportunidades de desarrollo profesional muestras al empleador que estás dispuesto a hacer el trabajo necesario para ganar ese aumento salarial en el futuro, así como para mejorar profesionalmente”.

Y si el empleador tiene un límite estricto en el salario inicial, considera negociar en el futuro. “Quizás puedas identificar métricas claras que desencadenarían un aumento salarial a los 6 o 12 meses en el puesto”, sugiere Solomon.

Consulta la noticia original AQUI

916597600 Ext. 4201
Plaza Mayor, nº 1
28100 - ALCOBENDAS
(MADRID)
bolsaempleo@aytoalcobendas.org